La travesía de ser docente. – CEIACE: Centro Integral de Asesoría y Capacitación Empresarial

La travesía de ser docente.

Asistimos a tiempos de cambios en todos los contextos de participación social; sin embargo es para mí un interés personal lo que ocurre con la educación y más específico con los docentes o estudiantes de todo el mundo; sin dudarlo nos encontramos en un momento de  coyuntura, donde las transformaciones sociales nos empujan a tener una modificación no sólo social sino también un cambio estructural y paradigmático.

La presencia del COVID19 en nuestras vidas será un parteaguas en la forma de concebir todos los procesos de nuestra existencia, misma que no se detiene, seremos probablemente los fénix de la educación, como buenos facilitadores de conocimientos, encontraremos la manera de cambiar, de renacer, de volar y en eso estamos, día con día reinventándonos.

Con orgullo observo a los docentes de todas las edades, sobre todo aquellos con mayor experiencia en aulas enfilarse al mundo de lo desconocido (al mundo de la tecnología), les miro sumergirse en los ecosistemas digitales, algunos de ellos con temor a equivocarse, otros con la fascinación que implica el aprendizaje y que pese a todo se encuentran ahí, detrás de esta trinchera que empujó al mundo a sus ceros y unos.

Pareciera indiscutible que las instituciones de educación a nivel mundial se encuentran tratando de adaptarse a los diferentes requisitos que les dictan la “nueva normalidad” en todo el globo terráqueo, lo que se plantea como un nuevo orden socioeconómico, cultural y estructural, siendo el docente una figura que se encargará en esta dualidad de enseñar y aprender al mismo tiempo sobre la digitalidad.

Por lo que, en tiempos actuales, la educación se caracteriza por diversos y complejos fenómenos de globalización, desarrollo científico, tecnológico, rápido y complejo siendo uno de los retos fundamentales e importantes lo relacionado con las propuestas, las maneras de construir y acceder al conocimiento (Aguerrondo, 1999).

En este sentido, los enfoques de construcción de conocimiento se orientan a enfatizar la importancia de la contextualización de los saberes producidos por la generación de nuevas estrategias entre los actores involucrados y que se apropian de este para utilizarlo en situaciones concretas. Por lo que estos cambios no se deberán limitar a las formas en las que se produce el conocimiento que se alcanzará de manera ineludible a las modalidades a través de las cuales se organiza psicopedagogicamente y se hace llegar a los individuos a través de prácticas y dinámicas de enseñanza aprendizaje.

La educación requiere que establezcamos un cambio de paradigma vertiginoso, ya no existe más opción que la ruptura de las viejas prácticas presenciales, hemos sido empujados a empezar de nuevo, a centrar el aprendizaje en los alumnos mediando con tecnología, sí, estamos lejos de los paradigmas positivistas que inculcaban al estudiante a ser un producto sistematizado, la nueva realidad se pinta de matices tecnológicos y vemos con angustia que muy pocos de los actores de este nuevo capitulo de la humanidad estaba realmente preparados para lo que venía.

Por ejemplo los estudiantes que parecían tener grandes habilidades tecnológicas demostraron en algunos casos que sus dificultades para inclinar la balanza a la formación eran mayores y este nuevo terreno erosionado se fusionó con lo que me gustaría denominar ciudadanía digital, descubrimos a tropezones que no existe y que hay que construirla, tocar nuevamente la raíz del respeto a los maestros, a los mayores y a los que se encuentran del otro lado de la pantalla como lo que son: seres humanos.

Descubrimos que existe una necesidad urgente de establecer pautas de netiqueta (educación en la digitalidad) así fuimos sumando descubrimientos que quizá no eran tan nuevos, pero que cobraron importancia; anotamos demandas específicas sobre el cómo formar docentes y estudiantes que “preparados” enfrenten las nuevas situaciones de vida, en donde la enseñanza cumpla con las tareas u objetivos de este nuevo mundo.

De esta manera se reconoció intencionalmente que los modelos vigentes de formación profesional resultaban inadecuados, dado que la formación se ha limitado a espacios donde los estudiantes consumen de manera selectiva cierta información que se encuentra desvinculada de la nueva realidad social y se reduce a la repetición de conceptos.

Es así que los docentes se enfrentan a sucesos y formas distintas de concebir a la educación, la realidad y la vida misma.

Pero como la oruga que se transforma en mariposa, reconocemos que el cambio no se realiza de la noche a la mañana sino que tiene que atravesar un proceso en el que se resignifique el concepto del “ser”… el ser docente y estudiante.

Somos ahora eternos estudiantes, dejamos de poseer la verdad absoluta y aprendemos a acompañar al estudiante, aprendemos de la tecnología al unísono, estableciendo nuevos paradigmas y patrones de comportamiento en la virtualidad y fuera de ella, estamos sembrando y somos semilla, somos la educación que un día se dijo que era prohibida, mediada por la tecnología, cambiamos el mundo, nos cambiamos a nosotros mismos como docentes, todo con un objetivo firme: mejorarlo.

¿Y tú qué opinas?

 

Referencia.

Aguerrondo, I (1999) El nuevo paradigma de la educación para el siglo. Buenos aires. www.oei.es/administracion/aguerrondo.htm

Imagen de <a href="https://pixabay.com/es/users/steveriot1-6715269/?utm_source=link-attribution&amp;utm_medium=referral&amp;utm_campaign=image&amp;utm_content=3765909">Steve Riot</a> en <a href="https://pixabay.com/es/?utm_source=link-attribution&amp;utm_medium=referral&amp;utm_campaign=image&amp;utm_content=3765909">Pixabay</a>

¿Te gustó la imagen? es de Steve Riot en Pixabay 

Valoración:
1/5
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Los comentarios aquí vertidos son responsabilidad de quien los emite. CEIACE se reserva el derecho de conservar, responder o borrar comentarios de acuerdo a nuestro Código de Conducta vigente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba


¡Gracias por contactarnos!





Vamos
a leer con
cuidado el
mensaje que
usted nos envía
y le responderemos
a la brevedad posible.